pensamientos

A veces es necesario retirarse y entrar

Retirarse de aquello que ocupa nuestra mente, retirarse del problema, de la expectativa, de la solución que no llega, de la respuesta no dada, retirarse del dolor, retirarse. Silenciar la mente, las imágenes, las palabras… Así les ordeno que queden mudas por un tiempo, después de recordarles lo valiosas que son y llegar a un acuerdo con ellas: “En este momento no, en este momento, Silencio! Guardar silencio, por favor”. Dejemos que hable el corazón.  Dejémosle que se exprese, que nos cuente, que nos acune… Asi, silenciando las palabras, pongo atención y escucho, allí al fondo, algo que se parece a un latido. El sonido que llega, cada vez mas cerca, cada vez mas claro. Es mi corazón que se acerca, que sube, que viene a mi. Al principio temeroso, un poco incrédulo: “pero si, si –dice jubilos...

Ir a la barra de herramientas