Quieres compartir esta publicación

OPINIÓN

Me comprometo a luchar por la no-violencia

Me comprometo a luchar por la no-violencia

Sentir, aprender, no aceptar la violencia, desemascarar la violencia sicológica, económica, racial, religiosa, sexual, imaginar acciones no-violentas para cambiar la sociedad, organizarse con otros.

El 30 de enero se celebró la jornada por la Paz y la no-violencia en todos los centros escolares de España.
La Paz es un estado que solo es posible alcanzar a través de desarrollar la no-violencia como metodología de acción. Y esa es la propuesta de fondo, concienciar de que sin no-violencia no se consigue la Paz.
Muchas veces esa aspiración de Paz está enmascarando estados de control, de violencia sorda, encubierta, que tiñe la realidad de todos los días, ser conscientes de esto posibilita el principio del cambio.
En general cuando se habla de metodología de la no-violencia no se tiene ni idea de lo que se está hablando, ni de las fuerzas y el potencial que esto puede mover, todos podemos hacer algo, pero tenemos que saber dónde está el enemigo a batir, la no-violencia es una metodología de lucha para cambiar las cosas, elevando al Ser Humano.

La violencia es la acción donde un Ser Humano agrede y/o busca destruir a otro Ser Humano y/o a sí mismo, esto socialmente también se manifiesta en conjuntos llegando a la guerra como máximo exponente de destrucción, también hay quienes profundizan en la definición ampliándola a la agresión a la naturaleza.
La Paz es la aspiración personal o social a un estado de tranquilidad y quietud, donde la armonía y las relaciones permitan un estado con nuevas posibilidades a la acción futura.

Más o menos estas definiciones todos las tenemos en la cabeza, sin embargo, esta legítima aspiración de bien estar, choca frontalmente con las realidades del mundo de hoy.
La violencia no solamente se expresa físicamente, sino también económicamente, sicológicamente, también se ejerce racialmente, religiosamente, sexualmente, etc… Convirtiéndose en el modo más habitual y aceptado de las relaciones humanas, podríamos ejemplificar esto mil veces, y eso no cambiaría nada.

La no-violencia podríamos definirla como la actitud de comportamiento, donde el “otro” es parte de mí mismo, por lo tanto dañar al otro es dañarme a mismo, esto se ha expresado a través de los siglos, como “La Regla de Oro” que explica que “Tratar a los demás como quiere uno ser tratado, libera al Ser Humano” Intentos de llevar a lo social esta formidable metodología transformadora la encontramos en el impulso dado por Tolstoi, Gandhi, Luther King, Silo y muchos más que en su día a día se esfuerzan por transformar las relaciones desde el fondo.

Con la gente que adhiera a este reto, se podrían plantear acciones conjuntas, que creen más conciencia, que puedan ejemplificar de modo práctico la alternativa global que esto representa. Espero que muchos superen sus propios miedos, temores, y se atrevan a dar este salto.

Quieres compartir esta publicación

2 Comentarios

  1. Muy bien, contacto y difundo en listas y entre mis conocidos y amigos. PAZ ES FUERZA.
    Miguel Molto
    “Aprende a resistir la violencia que hay en ti y fuera de ti” – Silo (El Camino).

  2. La No-Violencia es,
    no permitir la violencia,es lucha, no sumisiòn.

Deja una respuesta

Ir a la barra de herramientas