Quieres compartir esta publicación

Siloístas de Andalucía

Siloismo en Málaga, 1977-1980

Siloismo en Málaga, 1977-1980

El comienzo

Primero de todo agradecer la oportunidad de compartir públicamente el relato de los primeros pasos del siloismo en Málaga.

He podido recoger algunos recortes de prensa que muestran la difusión realizada en esos primeros años y dan cuenta de la participación de muchos amigos que ayudaron a empujar ese proceso naciente.

Esta breve descripción la vamos a centrar entre el 11 Junio de 1977 y el 3 noviembre del 1980, momento en que algunos malagueños conocen personalmente a Silo en Madrid en aquel encuentro que se llamo “Seminarios de Hiroshima”

 

Antecedentes

Debo apelar al testimonio para comentar como llegamos a Málaga… Mi ciudad de origen es Mar del Plata, en Argentina, no podemos saltar eso ya que ahí se decide viajar a Málaga a principios del 77.

Conozco al siloismo en 1971 y junto a un grupo de amigos formamos un equipo muy apasionado y activo, éramos muy jóvenes en un país muy revuelto socialmente.

Centrados en profundizar en el trabajo personal, avanzábamos hacia experiencias que abrían nuestros horizontes, esto nos fue llevando a la necesidad de trasmitir y compartir esas experiencias de aquel siloismo naciente.

Poco a poco comenzamos a conectarnos con otros solista de distintas regiones del país y aventurarnos a difundir este mensaje en todos los lugares donde íbamos.

Esto nos llevo a incursionar y llegar en 1975 hasta Bolivia, lleno de sueños y con el libro La Mirada Interna bajo el brazo. Lo comento porque sin estas experiencias nunca nos hubiéramos atrevido a “cruzar el charco” y llegar a Málaga.

¿Y porque Málaga? En realidad son un cúmulo de situaciones, Marisa, mi compañera de entonces y yo mismo, que fuimos los que nos lanzamos hasta aquí, teníamos 3 contactos. Una familia de malagueños que conocía desde mi infancia y que sobre esas fechas regresaban a su país tras muchos años en Argentina, un pariente de un pariente de Marisa… y un amigo de un amigo que había vivido en Málaga dos años. Un billete solo de ida y unas 5000 pesetas sacadas de la venta de nuestras cosas, en fin… visto desde hoy, una verdadera locura.

Para nuestra tranquilidad contábamos con una dirección y unos teléfonos de amigos siloistas de Madrid, solo con eso nos sentíamos protegidos y así, dos meses antes del 11 de junio de 1977 nos decidimos a viajar.

 

La llegada

Al llegar a Madrid, buscamos un hotelito en Gran vía y nos quedamos 3 días, logramos tomar contacto con Pepe P, conocernos y contarle nuestros planes… “vamos para Málaga, nos buscaremos la vida y en principio quedarnos uno o dos años para poner en marcha la “cosa””.

Establecido este contacto solo quedaba ir informando de cómo van las cosas en esta aventura. En esos días, Madrid estaba en plena euforia electoral, llegaba la democracia y el ambiente era de fiesta, nosotros, súper desconcertados… veníamos de una dictadura, la de Videla.

Bajamos del avión en Málaga y una ola de calor sofocante nos invadió, nosotros veníamos del frío y el contraste fue enorme.

Salvando las dificultades de los primeros días, una familia nos acogió en su casa unos 15 días y al poco tiempo nos instalamos en Torremolinos. Creíamos que eso era “España”… turistas, idiomas, ritmo laboral… algo totalmente distinto a nuestras costumbres.

Bueno, el caso es que tímidamente comenzamos a hacer reuniones con los amigos que íbamos haciendo, así que en poco más de un mes habíamos comenzado a hacer nuestras cosas y a adaptarnos al nuevo medio.

 

Adaptación

Consigo un trabajo en una agencia de compra venta de coches en el centro de Málaga, esto tuvo dos claras ventajas, contaba con disponibilidad de tiempo, ya que estaba solo y contaba además con un teléfono… así que día si, día no, llamaba a Pepe o a Concha (que la conocí por teléfono) para estar al día.

Para enero del 1978 nos mudamos a Málaga, barriada de la Paz y comenzamos un periodo de adaptación a la España real.

Un buen día, nos comentan que si queríamos participar en el lanzamiento de los CRD (Curso Rápido de Distensión) Para lo cual viajaría un amigo (Oscar E.) y nos lo reproduciría, a partir de ahí comenzaríamos la difusión en modo de conferencias y cursos.

En toda esta etapa comienza un intercambio fluido con los amigos de Madrid, viajes de ida y vuelta, conferencias en el Ateneo de Málaga y Peñas, etc., tal como muestra la crónica de la época que adjunto.

Vamos estableciendo una relación más sólida con el siloismo español, las actividades no cesan y vamos teniendo nuestro grupo de amigos en Málaga.

 

Llegan los refuerzos

Después de las reuniones de Canarias’78 algunos amigos marplatenses se viene con nosotros a vivir, Ricardo, Marta, Fortunato y más tarde Adriana, hacen que se genere un ámbito mucho más fuerte donde sentirse respaldado.

Cada uno de nosotros y a su manera estábamos adaptándonos crecientemente a nuestra nueva ciudad.

 

Grupo inicial

Fruto de una conferencia que doy en el Ateneo, una asistente, Amelia, muestra mucho interés por nuestra propuesta y ahí se produce el “contacto”, normalmente la gente que venía a nuestras charlas era gente mayor de 40… y ella era como nosotros, de nuestra generación, profesora de universidad… así que el interés fue mutuo, quedamos a tomar un café para ampliar nuestro punto de vista, cosa que logramos un mes después, el interés creció y le propuse formar un grupo para hacer los trabajos de Autoliberación, que comenzarían con el CRD y seguiría con sicofísica.

¡Estupendo! Le gustó la propuesta y lo vio viable. Meses después de ese café y después de mucho seguimiento telefónico pudimos concretar un día y una hora para comenzar.

Me acerque a su casa y allí estaba Amelia, Concha, Victoria, Pilar, Pepe, María, Arturo… por mi parte acerque a Juanjo que se había contactado conmigo por un anuncio en el periódico Sur. No recuerdo muy bien la fecha de esta reunión, pero comenzó un proceso que no se detuvo más.

 

Primer local

Con una situación en apertura, Marisa, Ricardo, Marta, Fortunato y yo pusimos en marcha nuestro primer local, Pasillo Santa Isabel, 13-15. Un espacio en entreplanta, 20 sillas de enea y una pequeña mesa.

Un paso de gigantes, estamos ya en los 80. En poco tiempo se hacían 11 reuniones semanales en el local, 7 de las cuales eran llevadas por malagueños, llegamos a pasar 80 personas por experiencias cada semana.

 

El siloismo en Málaga se consolida

El equipo se va fortaleciendo, los malagueños comienzan a hacer los verdaderos protagonistas del proceso, juntos nos vamos a Madrid a participar de los seminarios, este será el primer encuentro de ellos con Silo y el círculo de cierra.

 

Conclusiones

No puedo decir mucho respecto a las decisiones que nos llevan a viajar a Málaga.

Pero si rescato la rebeldía y ruptura con una sociedad para nosotros agotada y que estaba mal, o quizás nosotros y nuestros intereses estaban mal ahí, el caso es que pudimos vivir algo completamente nuevo gracias a ese salto, puedo decir con seguridad que nada perdí en Mar del Plata, mis amigos y familia siguieron siendo entrañables siempre, pero gané un mundo nuevo.

Creo además, que ese proceso lo he vivido más veces y estoy casi convencido de que no puede haber nada nuevo si no muere lo viejo en tu interior, no hay posibilidad de regeneración si no sueltas lo viejo que domina.

Al buscar estos recuerdos y buscar ordenarlos para que el relato no sea una verdadera lata, caí en cuenta de algo obvio “La ley de superación de lo viejo por lo nuevo” y como esa ley universal está presente continuamente en nuestra vida, como el no advertirla te lleva al aburrimiento y al hastío.

Gracias amigos por escuchar y compartir este relato, creo que ha sido muy atinado en este momento que se inaugura Parque Colmenar de Málaga, un relato que se continua en otros tantos que hacen resurgir el siloismo cada día.

Hugo RG

Parque Colmenar (Málaga) 30 de marzo 2019

(Existe un dossier completo con todas las notas de prensa de la época, los interesados pueden contactar conmigo para tenerlo o para conocer más sobre nuestras actividades)

 

Quieres compartir esta publicación

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas