Sobre nosotros

Sobre nosotros

Somos un grupo de humanistas que impulsamos actividades a través de Mundo sin Guerras y sin Violencia, lo hacemos de acuerdo a nuestras posibilidades reales y de forma voluntaria, trabajamos semanalmente en reuniones de experiencia, abiertas a todos, para avanzar en la metodología de la noviolencia activa, creemos que el verdadero cambio social se producirá cuando se abandone la violencia como forma de relación, arraigada en todos los rincones del planeta. Por lo tanto denunciamos la violencia en todas sus formas, física, económica, racial, religiosa, sexual, moral…etc. mientras buscamos alternativas no violentas en el campo social, político y cultural. Animamos a la gente, a través de la difusión de nuestras actividades, a superar prejuicios y a experimentar lo dicho hasta aquí…

Extracto del Documento Humanista (1993)

Los humanistas son mujeres y hombres de este siglo, de ésta época. Reconocen los antecedentes del humanismo histórico y se inspiran en los aportes de las distintas culturas, no solamente de aquellas que en este momento ocupan un lugar central. Son, además, hombres y mujeres que dejan atrás este siglo y este milenio, y se proyectan a un nuevo mundo.

Los humanistas sienten que su historia es muy larga y que su futuro es aún más extendido. Piensan en el porvenir, luchando por superar la crisis general del presente. Son optimistas, creen en la libertad y en el progreso social.

Los humanistas son internacionalistas, aspiran a una nación humana universal. Comprenden globalmente al mundo en que viven y actúan en su medio inmediato. No desean un mundo uniforme sino múltiple: múltiple en las etnias, lenguas y costumbres; múltiple en las localidades, las regiones y las autonomías; múltiple en las ideas y las aspiraciones; múltiple en las creencias, el ateísmo y la religiosidad; múltiple en el trabajo; múltiple en la creatividad.

Los humanistas no quieren amos; no quieren dirigentes ni jefes, ni se sienten representantes ni jefes de nadie. Los humanistas no quieren un Estado centralizado, ni un Paraestado que lo reemplace. Los humanistas no quieren ejércitos policíacos, ni bandas armadas que los sustituyan.

Pero entre las aspiraciones humanistas y las realidades del mundo de hoy, se ha levantado un muro. Ha llegado pues, el momento de derribarlo. Para ello es necesaria la unión de todos los humanistas del mundo.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas